Saltar al contenido

Tipos de emprendedores con ejemplos

tipos de emprendedores

En otro artículo hemos visto los tipos de emprendimientos, en este vamos a ver los tipos de emprendedores que existen en la actualidad, existen diversos tipos de emprendedores y estos poseen cada uno unas características, en muchos casos serán comunes y en otros serán específicas.

Antes de ver los tipos de emprendedores veamos que es un emprendedor, un emprendedor es alguien que organiza y gestiona un negocio, asumiendo para ello riesgos financieros superiores a los normales. En otras palabras, un empresario es alguien que inicia su propio negocio. La definición de empresario abarca una amplia gama de negocios, desde consultorías unipersonales hasta grandes empresas de fabricación.

Tipos de emprendedores

Como poner las características de cada uno resultaría excesivamente largo, vamos a realizar un pequeño esquema de los tipos de emprendedores y en cada punto habrá un artículo donde se hablará mas profundamente de cada uno con sus ejemplos.

Emprendedor especialista

Empresarios especializados, que se centran en un sector o mercado específico. Estos emprendedores tratan de identificar un hueco en el mercado y construir un modelo de negocio en torno a ese hueco. Un ejemplo de esto sería crear una aplicación que aún no está disponible en el mercado. Otro ejemplo es crear una empresa que ofrezca una versión mejorada de servicios o productos ya existentes.

Emprendedor imitador

Emprendedores imitadores, que copian los modelos de negocio de empresas de éxito pero los aplican en países o sectores diferentes. Estos emprendedores crean negocios de bajo riesgo siguiendo el modelo de las empresas de éxito pero con pequeñas innovaciones para atraer a nuevos mercados. Un ejemplo de esto sería iniciar un servicio de entrega de comida a domicilio en su ciudad natal porque vio lo popular que era en otros lugares pero aún no había llegado a su ciudad.

Emprendedor social

Los tipos de emprendedores sociales son los que tienen la visión de crear algo que no existe. Son los que sueñan con hacer del mundo un lugar mejor en el que vivir, provocando un cambio en él. Son los que no están motivados por el dinero, sino por la visión de provocar un cambio en este mundo. Saben que este tipo de emprendimiento puede que no saquen mucho dinero, pero su objetivo no es ganar dinero, sino hacer de este mundo un lugar mejor y conseguir una mejora en la sociedad. Esto es lo que diferencia a los empresarios social de los demás. Un ejemplo de esto podría ser una ONG.

Emprendedor oportunista

Los oportunistas ven el panorama general, tienen una visión clara de hacia dónde se dirigen, con un sentido de lo que se necesita para llegar allí. Saben qué problemas hay que resolver en el camino y entienden cómo resolverlos.

Los tipos de emprendedores visionarios también son excelentes para reconocer las oportunidades en el mercado y crear nuevos productos o servicios para aprovecharlas. Crean nuevos mercados y propuestas de valor que no existían antes, resolviendo problemas de forma única. Piensan fuera de la caja, rompiendo las reglas y encontrando soluciones innovadoras.

Emprendedor intuitivo

Los empresarios intuitivos son los líderes que confían en su instinto y siguen su corazón. Para ellos, los negocios son una expresión de la creatividad y un campo de juego para la innovación. Son buscadores de negocios, siempre están siguiendo su intuición cuando creen que existe una oportunidad de crear una nueva empresa.

Emprendedor persuasivo

El empresario persuasivo es aquel que puede persuadir a los mejores y más brillantes para que se unan a su empresa, aquel que es capaz de hacer que le siga la gente, el que motiva, etc. Sin lugar a dudas la persuasión es un elemento común en los negocios, ya sea para convencer a un cliente potencial de que compre su producto o servicio, para persuadir a ese trabajador, que funcione una fusión, para obtener mas clientes y un largo etc.

Los mejores empresarios persuasores suelen ser maestros de la motivación porque entienden que a la gente no le gusta que le vendan; le gusta comprar. La diferencia entre vender y comprar puede ser pequeña, pero es fundamental para el éxito.

Emprendedor administrativo

Los emprendedores administrativos desempeñan muchas funciones en sus empresas. Hacen de todo, desde supervisar las operaciones cotidianas y gestionar a los empleados hasta asegurarse de que los proyectos se mantienen en marcha y los presupuestos se ajustan a los objetivos. También se aseguran de que sus empresas cumplan las normas y reglamentos estatales y federales mediante la gestión del papeleo, los informes y la documentación.

Son los que consolidan la empresa antes de realizar ningún otro movimiento. Un ejemplo de emprendedor administrativo podría ser Amancio Ortega, un emprendedor que empezó cosiendo batas y que poco a poco fue escalando en el mismo sector controlando toda su empresa, hasta que la empresa es demasiado grande como para poder llevarla uno solo.

Emprendedor inversionista

Un inversor emprendedor es una persona que utiliza sus propios fondos para invertir en una empresa, pero no participa activamente en la gestión diaria de la misma. Este tipo de inversor suele confiar en el equipo directivo para tomar decisiones y dirigir la empresa, mientras ellos se centran en otras actividades. Aunque es posible que si le gusta una empresa si tome parte de ella. Un ejemplo de esto sería inversionistas que ponen dinero para las Startups.

Emprendedor constructor

Es un magnate de los negocios, este emprendedor se hace forjado a partir de los emprendimientos anteriores, sin duda hablamos de una especie de Tiburón de Wall Street. Frío, calculador, con una templanza única para tomar decisiones en los peores momentos.

Emprendedor por necesidad

Emprender por necesidad es un término que se utiliza para describir a un emprendedor que debe crear un negocio para sobrevivir. Este tipo de emprendedores suele aparecer por varios motivos, pero el principal es por la limitación de sus recursos o en consecuencia la falta de trabajo, algo que desde la pandemia se a ido agravando mas. El emprendedor por necesidad se ve impulsado por la supervivencia, o “necesidad”, de crear un nuevo ingreso para él o ella y su familia.

Un ejemplo de este emprendedor podría ser Romuald Fons, ya que de la nada, de no tener ni siquiera 50€ en el banco, consiguió en menos de 3 años facturar 18.000€ al mes y de ahí en adelante.

Settings